Monja y Sacerdote Hacian el Amor por Internet

Un escándalo sexual que involucra a una monja superiora, un sacerdote, un obispo y una demanda de un millón de dólares, sacude actualmente a la feligresía de la iglesia católica en el Texas.

El sacerdote Phillip Johnson, de 38 años, supuestamente sedujo a una monja para que rompiera su voto de castidad y ambos fueron suspendidos de sus sagrados deberes, aunque ambos se niegan a decir qué pasó entre ellos, según un obispo de Texas.

Johnson, se ha defendido de las acusaciones sobre él y la reverenda madre superiora Teresa Agnes Gerlach, de 43 años, quien fue despedida de su cargo como directora de un convento.

“Él no confirmó ni negó su participación en ese affaire”, reveló el obispo de Fort Worth, Michael Olson, en un video para abordar el creciente escándalo a los miembros de la iglesia.

“El superior me informó que el sacerdote, siguiendo el consejo de su mentor canónico, se negó a participar en la investigación”, agregó Olson.

Gerlach por su parte admitió que ella y Johnson habían desarrollado una relación de mensajes sexuales a larga distancia por correo electrónico y videollamadas, pero afirma que no ha roto su voto de castidad y que fue injustamente expulsada de la diócesis de Arlington, Texas, que había presidido.

Ahora los está demandando por 1 millón diciendo que la difamaron y confiscaron ilegalmente su teléfono y computadora portátil.

En un mensaje al diario The Post, la Diócesis de Raleigh, Carolina del Norte, dijo que el sacerdote está actualmente suspendido: “El padre Philip Johnson no está ejerciendo actualmente el ministerio público… [Sus] facultades sacerdotales fueron restringidas por el obispo Luis Rafael Zarama como medida de precaución hasta más se puede determinar la claridad con respecto a su estado”.

Olson dijo que cuando la Diócesis de Fort Worth se acercó a los superiores del sacerdote como parte de su investigación, también fueron clausurados.

La vida de Johnson es calificada entre sus seguidores como un milagro. En el 2008 mientras estaba en la Marina ejerciendo su ministerio sacerdotal, fue diagnosticado con un tumor cerebral que, según los médicos, acabaría con su vida en el término de un año a partir de esa fecha.

Sin embargo, recurrió a la religión y “milagrosamente, con la ayuda de tantas oraciones, perseveró” y en 2017 fue asignado a la Diócesis de Raleigh en Carolina del Norte desde 2017, según un blog religioso.

Gerlach también ha sufrido problemas de salud y está en silla de ruedas y necesita una sonda de alimentación.

La monja y el sacerdote se contactaron por primera vez en 2020, mientras Johnson visitaba el Monasterio Carmelita en Traverse City, Michigan, cuando solicitó oraciones del monasterio de Gerlach en Texas.

Johnson ahora está asignado a la Diócesis Católica de Raleigh.

En una explosiva grabación de audio de 40 minutos reproducida en la corte el martes como parte de la demanda por difamación, la monja admitió haber "enviado mensajes de texto" con Johnson.

En la grabación de audio reproducida en la corte, Gerlach admitió: “Él y yo nos escribíamos a menudo. Y nos acercamos mucho, y ahí fue cuando sucedió”.

Ella admitió haber enviado correos electrónicos a Johnson y luego indicó que "solo dos veces, por teléfono", habían cometido un pecado sexual no especificado "en un chat de video", según la publicación católica The Pillar.

“No estaba en mi sano juicio cuando sucedió esto… Nunca haría algo así. Soy monja… entonces te caes”, dijo en la cinta.

Sin embargo, sostuvo: “Todo fue por teléfono. Entonces, él no vino aquí”.

Los abogados de Gerlach también han dicho que ella estaba bajo la influencia de fentanilo y otros medicamentos fuertes cuando se llevó a cabo la entrevista, como parte de su defensa.

Sin embargo, durante el contrainterrogatorio en la corte, se le preguntó a Olson cómo podía saber que Gerlach había violado su voto, a lo que respondió: “Mira, es su propia admisión que lo hizo. No puedo tener mucha más autoridad que su propia admisión”, según el Daily Mail.

El vicario general de la Diócesis de Fort Worth, el padre Jonathan Charles Wallis, también testificó en la audiencia diciendo que conocía a Gerlach desde 2007 y ella le había dicho que había roto su voto en diciembre de 2022, y agregó que sus “palabras fueron claras”.

El obispo de Fort Worth, Michael Olson, está lidiando con feligreses amargamente divididos por el escándalo, incluidos algunos que quieren que lo eliminen.BpOlsonFW/Twitter

También testificó que la cuidadora de tiempo completo de Gerlach y compañera monja, la hermana Francis Therese, se había referido a ella como "wh-e".

Después de que los líderes de la iglesia de Fort Worth se enteraron de la supuesta “conducta sexual inapropiada” entre la monja y el sacerdote, el Vaticano otorgó a Olson poderes especiales para investigar el asunto.

Gerlach fue expulsado del monasterio a principios de junio.

Ella y las otras monjas de su convento demandaron a la Diócesis de Forth Worth en un tribunal civil después de que alegaran que Olson violó su privacidad al irrumpir en su propiedad para confiscarles dispositivos electrónicos.

Gerlach pertenecía al Monasterio Carmelita Descalzo en Arlington, Texas.

Se espera que un juez local dictamine a fines de la próxima semana si el caso permanecerá en un tribunal civil o seguirá siendo un asunto de la iglesia, sostienen Olson y sus abogados.

“Este es un asunto de la iglesia; este es un asunto pastoral; este es un asunto espiritual”, afirmó el obispo en el video en línea.

 

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *