La Cámara de diputados en el visor político: El caso de Yomaira Medina

0

espiVamos a encuadrar este tema para que abarque la realidad en la forma más vasta posible. Ya que se puede observar, que la misma situación que se dará en la Cámara de diputados también va a presentarse en el Senado, es decir, los cambios de sus bufetes directivos.

Pero como entre los senadores las cosas van a quedar en el mismo nido, el tema está prácticamente cerrado, sacado de los medios informativos, por lo tanto, aparentemente no es noticia de interés, se lo ha tragado el maremoto de la cámara de diputados.

Vamos al desarrollo de lo que les presentamos en el título de este artículo, porque las declaraciones públicas de la veterana diputada Yomaira Medina, que aprendió la política casi al unísono con sus experiencias congresuales, han revuelto lo que por abajo estaba como candelita en basurero, máxime con esta fuerza interna dentro del PLD que tiene actitudes avasallantes.

Y esto de los intereses por presidir dicha cámara es tanto así, que hasta el señor presidente fue cuestionado sobre el tema. Aunque en honor a la verdad, el veterano político licenciado Danilo Medina, al preguntársele sobre las aspiraciones de la bien valorada diputada y por cierto, su hermana, atinadamente dijo no estar informado sobre esto, pero en buena política lo que quiso decir fue, yo no he sido consultado, por lo tanto, no es de su incumbencia, “aún”.

En este contexto, el escenario no es el ideal para la experimentada diputada del granero del Sur, no porque no pueda competir y tenga derechos, capacidad y otros atributos, es por la coyuntura, el momentum político y el peledeísmo de oí, a ese que Juan Bosch advirtió tanto, hasta lo comparó con un cáncer, “el grupismo”, el aliado natural del subdesarrollo y otras falencias o debilidades tercermundistas que corroen las organizaciones a todos los niveles.

También el tema se pone candente toda vez que entre los morados hay una cultura de generalmente eternizase en los cargos, no importando que sean por elección popular o en los puestos políticos internos, les da igual.

Entonces, la que o el que llegue ahora a la apetecida cámara de diputados como su presidente, se lame los cuatro años (2016-2020), es un pasaporte para mantenerse en otro cargo en el futuro, ya sea por decreto o por el voto popular. Ahí está parte del melao de Mireya, digo de presidir dicha Cámara.

Inclusive, lean lo que son las coyunturas políticas, el autor de este artículo, a principio del mes de abril del año 2014, hizo un ensayo titulado, “Leonel entre Candi y Yomaira”, en los tiempos que la lógica política decía que el León era el candidato indiscutible del PLD, pero todos sabemos lo que pasó, aquí no pudo prevalecer es eslogan “lo que nunca se ha hecho”, al revés, se hizo lo que casi siempre se hace, ya es historia patria.

Y en el citado artículo, la balanza en termino político favorecía a Yomaira Medina para la vicepresidencia de la República, eso parecía su momento ideal para tales propósitos que obviamente ella no buscaba y mucho menos deseaba, pero ahora, para un cargo de menor nivel, si somos objetivos y vemos mas allá de la curvita, como que se ve un arropamiento y golpeo innecesario, sin provecho político, todo lo contrario.

Entonces, es que también hay hombres haciendo filas desde mucho antes que Yomaira, por eso nunca aspiraron a la Vicepresidencia de esa Cámara, como son por ejemplo; Radhamés Camacho (el más veterano), Rubén Maldonado (el ideal en la coyuntura y por su actitud de ayer), Elpidio Báez (no es su momento, genera tensión), Ramón Cabrera (un buen candidato, pero seguirá en la fila), Elías Serulle (no tiene el consenso), Demóstenes Martínez (le favorece el regionalismo),…

En conclusión, estamos en tiempo de consenso y ya se han dado golpes fuertes y con ciertos síntomas divisionistas, por lo que se aconseja no apretar más la tuerca, se puede correr…, Yamaira Medina, tan simple como esto, ahora NO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *